La necesidad de un contenido específico para cada target o público objetivo

La necesidad de un contenido específico para cada target o público objetivo

La personalización de los contenidos se ha convertido en una de las prioridades de cualquier profesional dedicado a la redacción de contenido, entradas o posts para plataformas digitales. Y es que pese a que esta es una de las principales máximas —o al menos debería de serlo— de cualquier manual de estilo —o sucedáneo— relacionado con el Content Marketing, la realidad es que, aun a día de hoy, muchas de las publicaciones que leemos en Internet no tienen un destinatario bien definido, en muchos casos ni siquiera identificable de manera aproximada. ¿Por qué? Sencillamente, porque resulta mucho más fácil escribir de forma genérica, hablando ‘para todo el mundo’ y sin mojarse, que apelar de forma directa a un interlocutor concreto.

Imaginar que aquel que nos lee es una persona de carne y hueso, con criterios, opiniones y capacidad de juicio propios… puede llegar a dar vértigo. Así, los blogs siguen llenándose de párrafos sin alma, que parecen haber sido escritos por y para robots. Y ello, paradójicamente, pese a que los expertos en Marketing Digital continúan repitiéndolo con frecuencia (al igual que hace Google): dirigirse a un target o público objetivo concreto y minuciosamente segmentado es un factor imprescindible si queremos que nuestro contenido tenga impacto.

Escribir para un lector sin rostro, sin género, sin patria, sin inquietudes… es el primer paso hacia una desastrosa espiral que desembocará, con bastante probabilidad y de manera más que lógica, en un final fatal: la pérdida de interés por parte de nuestra audiencia y el consecuente deterioro de nuestra imagen de marca.

Analiza, contrasta y vuelve a analizar: Trazar un plan de Content Marketing exitoso

Antes de comenzar a escribir posts y a colgar publicaciones en el blog de nuestra empresa, hay unos pasos previos que son igual de importantes —si no más— que aquello que vamos a redactar. Estudiar la situación en la que se encuentra nuestro sector, la posición que ocupa nuestra empresa dentro del mismo, quiénes son y qué están haciendo nuestros competidores directos, etc., son factores de vital importancia si queremos que nuestro plan de Content Marketing nos reporte resultados satisfactorios: es decir, que gracias a él consigamos alcanzar a los clientes definidos previamente, que impactemos en ellos de manera notoria —que logremos las tan anheladas conversiones— y que, a la larga, hagamos de esta dinámica nuestro día a día.

Pero para ello, el estudio de mercado, la segmentación sistemática de nuestro target y la definición de nuestras Buyer Persona no son, ni mucho menos, suficientes: si bien son pasos previos e imprescindibles, hemos de ir mucho más allá. Todo profesional del Marketing de Contenidos debe mantenerse actualizado de manera constante —tanto en las temáticas en las que se considera experto redactor como en aquellas facetas del entorno digital vinculadas a su labor cotidiana—, dado que esta es la única manera de ofrecer a sus lectores contenido exclusivo, de calidad y, detalle no poco importante, en un lapso de tiempo apropiado: es decir, antes de que alguno de nuestros competidores se lo haya hecho llegar previamente. Porque llegar los segundos… es una manera de fracasar a la larga, de morir lentamente.

Con los ojos bien abiertos: Actualización y creatividad constantes en los contenidos

En definitiva, hemos de estar a la última y demostrárselo a nuestros lectores en cada uno de nuestros artículos, publicaciones en redes, newsletters y cualquier otro tipo de mensaje, independientemente del cariz o grado comercial del mismo. Lograr este nivel de rigor es una tarea sumamente ardua, no solo porque requiere de una dedicación constante, sino porque, además de la excelencia literaria y marketiniana, hemos de poner en práctica facetas que pertenecen a disciplinas en apariencia muy alejadas de nuestra profesión, como son la sicología o la sociología.

Solo gracias a las facultades adquiridas en dichas áreas seremos capaces de hilar lo suficientemente fino como para conocer, anticipar y satisfacer las necesidades y deseos de nuestro público objetivo, ganándonos de este modo su confianza y su fidelidad. Así, dirigiéndonos de tú a tú a nuestros lectores —y perpetuando esta práctica a lo largo del tiempo con la misma intensidad— estaremos cimentando los pilares de nuestro negocio digital de manera óptima.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *